Consigue la guía para elegir a tu traductor jurídico en 10 pasos

Protege la reputación de tu empresa

confiando tu mensaje al mejor traductor.

diver

Cada vez más empresas extranjeras abren oficinas o forman sociedades en España, Francia o el Reino Unido. Comunicar en el idioma local se vuelve fundamental para hacer buenos negocios.

Si eres abogado e intervienes en la firma de contratos internacionales o trabajas en casos que involucran a clientes extranjeros, sabrás que la barrera lingüística no es el único problema; ese cliente viene de un país con un sistema jurídico diferente, y una traducción que respete esas diferencias le permitirá comprender determinados conceptos propios de su país de acogida.

Como buen empresario, conoces las implicancias de un malentendido sobre cuestiones jurídicas. Una sola palabra confusa puede costarte el cliente. Para evitar este tipo de problemas, necesitas un intermediario con un conocimiento acabado no solo de ambos idiomas, sino también de las particularidades de ambos sistemas jurídicos.

En Speechbox Translates, solo traducimos documentación jurídica y corporativa. Como tú, hemos vivido en carne propia la difícil tarea de especializarnos, y esa es la mejor garantía de calidad que podemos ofrecer.

Puedes encargarnos hasta el más complejo de tus documentos. Los trataremos con total confidencialidad y en el plazo que necesitas.

Tipos de documentos que podemos traducir

  • Contratos de venta, de alquiler, de suministro
  • Diplomas y certificados académicos
  • Pólizas de seguro
  • Poderes notariales, escrituras públicas

  • Declaraciones juradas
  • Informes periciales
  • Demandas, sentencias, actas de tribunales
  • Documentación procesal y convenios arbitrales