Nuevo Reglamento y traducciones juradas: un intento de simplificación

 

 

 

 

Aunque mi post de hoy va a ser corto, no quería dejar pasar esta semana sin publicar una información que los despachos deberían tener en cuenta al asesorar a ciudadanos de la Unión respecto de trámites en Estados miembros de los que no tengan la nacionalidad.

Y es que quizás no sepas que, a partir del 16 de febrero de 2019, es de aplicación el Reglamento (UE) 2016/1191, que tiene por objeto reducir la burocracia y los costes administrativos de determinados documentos.

 

Según este Reglamento, los documentos públicos relacionados con el estado civil, la residencia y la ausencia de antecedentes penales expedidos en un Estado miembro deben ser aceptados en los demás sin que sea necesaria la apostilla ni una traducción jurada.

Como ayuda a la traducción, el Reglamento introduce formularios normalizados multilingües que pueden adjuntarse a los correspondientes documentos oficiales, siempre que la autoridad ante la que se presenten los consideres suficientes.

Por otro lado, según el artículo 6.2 del Reglamento, una traducción jurada realizada en un Estado miembro deberá ser aceptada en todos los demás.

Es verdad que esta medida debería eliminar las dificultades para la obtención de traducciones juradas inversas, es decir, aquellas destinadas a otros Estados miembros. Sin embargo, también es cierto que la aceptación de traducciones juradas hechas en otros países miembros implica la necesidad de verificar el nombramiento del traductor jurado en cuestión y la autenticidad de su firma a través de listas oficiales de traductores habilitados en cada país.

El Portal Europeo de e-Justicia intenta simplificar esta tarea, proporcionando enlaces directos a estas listas, cuando existen, como en el caso de España y Francia. Pero no ocurre lo mismo con otros países, como Bélgica, en los que esta información aún no está disponible. Esperemos que se den prisa en hacerla pública. Por lo pronto, aún está por verse si esta medida simplifica tanto los trámites como pretende.

¿Tu despacho ha tenido que asesorar recientemente sobre la tramitación de alguno de los documentos públicos previstos por el Reglamento? ¿Cómo ha sido la experiencia?

¡Un saludo!